Adiós a la hermana Inocencia, dominica que dejó huellas de servicio y humildad

0
1287

En la madrugada del 8 de Mayo de 2019, en la ciudad de Córdoba, falleció Rosa Garay, Hermana Inocencia a la edad de 84 años, quien vivía en la Casa Madre de las Hermanas Dominicas de San José, con una enfermedad que silenciosamente pudo llevar, en especial en estos últimos tres años.

Entre sus hermanas de la comunidad dominica la retratan con un gran cariño y admiración a “La Ino”, por su capacidad de servicio y entrega, mujer de corazón humilde, “ella siempre estaba disponible y atenta a la necesidad de las mismas hermanas, fue muy fraterna en el servicio, siempre lo hacía con una actitud, un gesto, una espera, una comida rica”, expresan la madre Sonia Lucarelli y la Hna. Nélida Ponce.

Silencio entregado y sufrimiento, son virtudes para destacar, porque trabajó con dedicación ofreciendo muchos dolores personales. En la comunidad siempre la veían pasar horas frente al Santísimo, su entrega a la oración fue sin tiempos. Su silencio fue fecundo.

Le hizo honor a su nombre, dice Hna. Soledad de Jesús, su vida es un don para nosotras y es, a partir de hoy, una gran tarea, el intentar imitarla cada día siguiendo su ejemplo.

Agradecimiento es lo que queda ahora, por su entrega hasta el final, esperando a que Inocencia se encuentre con el abrazo del Padre, al que tantas veces le habló con misericordia y a los pies de la Virgen María, con las palabras del corazón. Una sembradora de esperanza.