El grito «Hágase en mí» de 1.600 jóvenes quedó para la historia  

0
4184

Lunes 27 de Mayo de 2019. Informa Delegación Hnas. Dominicas en el ERJ 2019.

El 24, 25 y 26 de Mayo se realizó en San Francisco el II Encuentro Regional de jóvenes de la Región Centro. Contó con la participación de cerca de 2 mil jóvenes de las diócesis de Córdoba, Villa María, Cruz del Eje, San Francisco y Río Cuarto. Los jóvenes salieron a misionar y bendecir las casas de la ciudad, tuvieron momento de adoración, fiesta el sábado a la noche, y la misa del domingo en la Catedral, donde se unieron en una sola voz con el grito “Hágase en mí” 1600 jóvenes que hicieron historia.

La delegación de las Hermanas Dominicas de San José, estuvo integrada por tres religiosas y alumnas del Terciario del Instituto de la Inmaculada de las Varillas.

Momentos que pusieron emoción al encuentro 

Misión. Preparamos el gesto de salir por las calles de San Francisco a hacer un «Anuncio». El envío a la misión lo hizo Monseñor Sergio Buenanueva, Obispo de la diócesis de San Francisco, “emocionado y agradecido por este momento que vive la ciudad de San Francisco”.

Momentos del ERJ 2019!! 

Adoración. La custodia la hicieron los jóvenes de Cruz del Eje, con maderas de la Casa de Ejercicios del Santo Cura Brochero. Vivimos un momento de silencio, muy emocionante, “reconocimos nuestros miedos, con gesto de anudarlos y desanudarlos y ponerlos en las manos de Jesús”. Lleva la cruz Monseñor Ricardo Seirutti, Obispo auxiliar de Córdoba.

Sábado a la noche! 

Se hicieron distintas intervenciones en el Superdomo de San Francisco. Noche cultural con  la participación del Circo Salesiano Saltimbanqui, la banda “Toco para Dios” y luego Maxi Larghi.

Domingo 27 de Mayo. Proclama de compromisos. 

Luego de desayunar y rezar en cada uno de los colegios que nos alojan, volvimos al Superdomo. Momento de la Proclama final. Síntesis y mensaje elaborado por los referentes de cada zona pastoral luego de recoger lo trabajado con los chicos estos días.

Testimonios

 

Juan Pablo Lucero. Audio de uno de los organizadores de la parte logística del encuentro.

Rocío Gómez, alumna del Nivel Terciario del IMI.

“Del encuentro me gustó todo. La pasé tan bien! Fue una gran experiencia!!!!! Es el primer encuentro de jóvenes que participo. Fueron hermosos la adoración y el misionar. En esos momentos me sentí cerca de Dios…” ♥

Rocío, Cruz Del Eje.

“El II ERJ fue para mí otra de las pruebas que Dios me pone para ver si mi respuesta para él es sí… Estos días pude decirle que sí nuevamente. Y dejar de lado todo lo que se me atravesaba para estar allí. Estar en el colegio, y en el Superdomo todo fue hermoso. Y en cuanto a la Misión, me vuelvo a mi casa feliz por las palabras que nos dijo una señora antes de despedirnos «Esto te llena el alma»,  haciendo referencia a la bendición de su casa que hicimos junto a mi compañera. Tuvimos la gracia de vivir un segundo encuentro regional de jóvenes y a esa alegría de haber compartido junto a hermanos de toda la provincia no las quita nadie”!!

Romina Zulián, una de las organizadoras generales del encuentro.

“Y yo estoy sin voz pero con el corazón lleno del amor de Dios! Es muy emocionante ver qué tanto trabajo previo, de casi un año, termina en algo tan hermoso como fue este encuentro. Hay mucha gente, mucho trabajo y sobre todo mucho amor detrás de lo que vivimos este finde. Creo que la proclama resume un poco lo que sentimos todos, tanto los jóvenes organizadores como los encuentristas. Sentimos el ahora de Dios, queremos abrazar la realidad que no toca como Iglesia y como sociedad, queremos transitar este camino aunque sabemos que tiene dificultades porque no hay nada que Dios no pueda y Él nos da la fortaleza. Tenemos hermosos ejemplos a seguir, mamá María y los santos patronos del encuentro, y hoy después de ver a tantas almas compartiendo la alegría de conocer a Dios, no nos sentimos solos. Personalmente, el grito de «hágase en mí» de casi 1600 personas es lo que me resuena, me saca una sonrisa y me eriza la piel cada vez que lo recuerdo, así que hoy, más que nunca, hágase en mí».

Rocío Marchetti, alumna del Profesorado de Educación Primaria del IMI.

“Al II Encuentro regional de jóvenes lo viví de una manera particular; ya que pude llegar a Dios y transmitir su palabra. Lo que más me gustó fue la adoración, en ella encontré a Jesús joven, y me comuniqué de una manera especial con Él; y también la misión, con orgullo llevamos las palabras, recorrimos y bendecimos los hogares de San Francisco.

El lema del encuentro era “Hágase en mi” estas son palabras que María le dijo al Ángel Gabriel cuando él le anunció su embarazo. Con estas simples palabras María nos enseña que a pesar de las dificultades y miedos que se presentan, debemos cumplir lo que Dios nos dice! El encuentro fue una verdadera fiesta en honor a Cristo joven! Es emocionante ver casi 2.000 jóvenes reunidos por Él. Me llevo mucha paz, felicidad y amistad de este encuentro”.

P. Ariel Baigorria, párroco de la Ciudad de Miramar, Diócesis de San Francisco.

El II Encuentro Regional de Jóvenes me pareció muy bueno, con una presencia de la figura de la Virgen como Madre, que se ocupa de sus hijos e hijas, de sus miedos, tristezas, heridas y cargas.

Noté mucho la cercanía de su amor de Madre, hubo mucha disponibilidad del corazón de los jóvenes. Hubo sacrificio por llegar al Encuentro, renuncias y esfuerzo, quizá por ello se vivió tan intensamente. Vi que hay bondad y sentimientos muy nobles y generosos en los chicos. Se animaron a misionar los hogares y alguna que otra institución. Llegando el mensaje de amor y la bendición de Dios. Vi muchas lágrimas de felicidad, de gozo, porque la gracias de Dios «casi, casi» se podía palpar.

Se arriesgaron a estar con otros jóvenes donde lo único que sabían era que tenían la misma fe, en Jesús y María. Crearon vínculos sanos y sanadores con los demás. Fueron protagonistas más que pasivos receptores de la temática. Se vivió la alegría y la serenidad de estar en «Jesús en la ciudad » como cantamos en una canción. Saltaron de alegría, se abrazaron, lloraron y entregaron sus vidas, con sus miserias también, a Cristo Jesús, el Salvador de los jóvenes.

Vivimos renovados, con un dedo bien claro: «Hágase en mi». Queremos que Dios haga en nosotros su voluntad, que obre con su gracia.

Katia Viva, alumna del IMI Instituto de María Inmaculada.

“El fin de semana estuvo cargado de emociones, aprendizajes, búsquedas y encuentros, aceptación, valoración, señales, vivencias que quedan guardadas en mi corazón. Particularmente «necesitaba» darme cuenta que no estoy sola, que puedo confiar en lo más grande que existe, que es Él, Dios, que las pruebas que pone en mi camino sabe que puedo seguir adelante y afrontar la realidad con total seguridad que nunca me va a dejar sola.. Él me ama, Él me salva, siempre está conmigo. Y hoy puedo decir cuál es mi misión, es acompañar al que necesita de una palabra, un abrazo, mis oídos, o simplemente una mirada y caricia…”

El padre Reginaldo Toro fue parte del ERJ 2019!!