Las Varillas. La Iglesia María Inmaculada sigue siendo historia en el corazón dominico

0
1544

18 de Junio de 2019. Comunicación P. Reginaldo Toro, Hnas. Dominicas de San José.

El Domingo 16 de Junio se realizó la dedicación y consagración del Altar de la Iglesia María Inmaculada en la ciudad de Las Varillas, presidida por el Monseñor Sergio Buenanueva Obispo de San Francisco. Conmovedora celebración donde se reencontraron religiosas y ex alumnas que compartieron la historia del Templo.    

Tarde fría, el templo de María Inmaculada estaba preparado de fiesta para la ceremonia en la que quedó dedicado y consagrado el Altar de este histórico templo de 102 años desde la colocación de la piedra fundamental en la ciudad de Las Varillas. La celebración y el propio rito de consagración fue presidida por el Monseñor Sergio Buenanueva, Obispo de la diócesis de San Francisco, en el marco del cierre de su visita pastoral en esta ciudad.

Entre los momentos más significativos de la celebración, destacamos el propio rito de consagración del Altar (después de la homilía), en el que se encontraba completamente vacío para ser consagrado y ungido con óleos sagrados.

El momento que madre Raquel Correa Madre General de las Hermanas Dominicas de San José, leyó una reseña histórica de la Iglesia que puso en valor el accionar de la Sra. Rosario quien luego de su solicitud al colegio dominico, se elige como protectora de este templo a María Inmaculada; de los párrocos que se ocuparon de cuidarla, y de la comisión pro templo actual a cargo de su restauración.

La inauguración del ambón y las unción con aceite de las cuatro cruces que están colocadas dos a cada lado de las paredes laterales de la Iglesia, ungidas por el propio Obispo, quien al finalizar la misa invitó a realizar un gesto comunitario, que los participantes pasen a besar el altar, como lo hace el sacerdote al terminar cada eucaristía, como signo de bendición compartida que compromete a cuidar este lugar y cada ocasión donde Jesús se hace presente.

En tanto para las hermanas Dominicas de San José fue un momento de bendición y agradecimiento por ser una Iglesia que formó parte de su historia, que abrazó a tantas familias de Las Varillas en la educación de la fe cuando esta capilla aún se encontraba en el anterior edificio del Colegio de María Inmaculada.

Muchas de esas ex alumnas estuvieron presentes el domingo pasado, que en un abrazo sincero y nostálgico saludaron a la madre Azucena Santillán y Hna. Sibilina Ojeda quienes fueron parte de esa historia pasada que aún sigue viva y protegida por María Inmaculada que custodia, cuida y abraza la vida.

Historia 

«Por iniciativa del matrimonio conformado por Medardo Álvarez Luque y Rosario Moncada, el 29 de octubre de 1917 se colocó la piedra fundamental del Colegio y Capilla de María Inmaculada.

La preocupación fundamental de las familias de este lugar era la necesidad de escuelas, especialmente a las niñas y jóvenes, que en muchos kilómetros a la redonda, no tenían posibilidad de educarse.

Las Hermanas Dominicas de San José, fundadas por el Obispo de Córdoba Fray Reginaldo Toro, se encargan de llevar adelante el colegio  que comienza a funcionar el 7 de marzo de 1921. Desde esa época albergó a muchas generaciones que se formaron en la Fe, en la ciencia y en las virtudes necesarias para vivir y ser personas útiles en la sociedad.

Por expresa solicitud de la Sra. Rosario el colegio tomó como protectora a María Inmaculada. La Imagen de vestir, pertenecía a la familia Mondada, y presidía una pequeña capilla en la estancia «La Independencia”, en los márgenes del Río Segundo y se calcula que tiene cerca de 200 años.

Cuando se inauguró el Templo en Villa del Rosario, la imagen es depositada allí para su veneración. Luego de sufrir un incendio que la dañó severamente, la Señora Rosario la hace restaurar para traerla a Las Varillas, al nuevo Colegio.

Mientras estuvo en la estancia y luego en la casa familiar, se registraron numerosas curaciones, entre ellas, la del hijo mayor, Ramón Álvarez, quien había sido desahuciado por los médicos.

La Capilla se terminó de construir en 1936 con muchos esfuerzos de la comunidad. Al trasladarse el colegio al nuevo edificio, las Hermanas legan la Capilla al Obispado de San Francisco.

En su persona, Señor Obispo Sergio, agradecemos por la preocupación y dedicación que los párrocos han tenido por ella. Especialmente por la restauración que con tanto esfuerzo  el padre Raúl, el padre Daniel y esta  pujante comisión actual realizaron y realizan para que la podamos disfrutar en toda su belleza.

Que ella, la Madre Inmaculada, bendiga a cada uno y recompense los esfuerzos de todos”. (Mensaje leído el día de la celebración por M. Raquel Correa Madre General de la Congregación Dominicas de San José, datos históricos y redacción M. Sonia Lucarelli Superiora del Colegio María Inmaculada). 

Agradecemos a la Pastoral de Comunicación del IMI, Colegio María Inmaculada por la producción.