Obras que dejaron huellas del padre Reginaldo Toro

0
1237

Fundó la Congregación de Hermanas Terceras Dominicas de San José. El 9 de octubre de 1886 “con el doble fin de servir a Dios, suavizando las dolencias de la humanidad y trayendo almas a la grey del Señor por innumerables medios.” Dirigió su formación espiritual, les brindó una formación pedagógica a través de personas idóneas, les
buscó un edificio para que se instalaran y abrieran la primera escuela, las amparó en
los momentos difíciles (la inundación de 1890), les proveyó un amplio y sólido edificio
propio (1888-1891), fomentó el crecimiento del Instituto con nuevas fundaciones
(Colegio del Smo. Rosario-1894, Hogar Ntra. Sra. del Milagro-1897), y las acompañó,
controló la construcción de este nuevo convento, las incentivó a dedicarse a la
asistencia de los enfermos al ponerlas en contacto con instituciones vinculadas en el
tema (Hospital de Niños-1894).

Fue parte de la Erección del Seminario Mayor de Córdoba.

Ante el deterioro del Seminario, ubicado detrás de la Catedral, monseñor Reginaldo Toro proyectó construir un nuevo edificio. Gestiona con las autoridades provinciales el pedido de un terreno que le otorgan el 6 de septiembre de 1895. Coloca la piedra fundamental.
Cuidó a los Seminaristas. Compra la casa en Los Molinos (Departamento Calamuchita)
como casa de vacaciones para los seminaristas, se concreta con la donación de
limosnas. Actualmente es utilizada como casa para encuentros y ejercicios espirituales
para los seminaristas.

Promueve fundación del diario “Los Principios”.

La prensa católica venía pasando por un momento de dificultad con la muerte del padre Jacinto Ríos director del Diario el “Porvenir” (auspiciado por la Juventud Católica), sobrevive unos meses y se cierra definitivamente con lo que se siente la carencia de un diario católico. Monseñor Reginado Toro impulsa y autoriza en su Gobierno pastoral la creación del Diario “Los Principios” a cargo del Canónigo Juan Martín Yáñiz. El primer ejemplar salió el 22 de Abril de 1894 y el último en 1982. (Leer nota completa sobre el Diario “Los Principios”).

Impulsó las misiones. Crea la “Sociedad Cooperadora de las Misiones de la Diócesis de Córdoba” por Carta Edicto.

Esta acción favoreció y apoyó la realización de numerosas misiones en el interior de la Diócesis. El 6 de julio de 1889 creó la Sociedad Cooperadora de las Misiones, que se instaló solemnemente el 24 del mismo mes, día de su protector San Francisco Solano. Desde aquel tiempo esta Sociedad ha contribuido a que las misiones en la diócesis de Córdoba sean más frecuentes. En muchas de ellas, tanto en esta provincia como en la de La Rioja, el padre Reginaldo Toro trabajó a la par de los misioneros.

Apostó a la Educación católica y humanista.

Inaugura el Colegio Santo Tomás de Aquino. Monseñor Reginaldo Toro inaugura esta prestigiosa institución educativa en Córdoba con la ayuda de la Sociedad de la Juventud Católica, con una inscripción de 120 alumnos a cargo de religiosos de la Tercera Orden Docente de Santo Domingo conocidos como Lacorderianos. No obstante, en poco tiempo pasará a manos de los Padres de las Escuelas Pías, Escolapios, quienes reabren el Instituto el 7 de Marzo de 1894. (Libro Liliana de Denaro – Los Obispos del Bicentenario de Córdoba- 2010).

Coronación de la Santísima Virgen del Rosario del Milagro.

El 1 de Octubre de 1892 en la plaza Vélez Sársfield, entonces campo cubierto de malezas, se levantó el gran Domo donde se realizó en solemne ceremonia la coronación pontificia de la Virgen del Rosario del Milagro Patrona de Córdoba como Reina y Señora, y lo hace en nombre del Santo Padre. Gracias a sus gestiones ante el Papa León XIII, por solicitud del pueblo de Córdoba, se realiza esta fiesta. Ante la concurrencia del pueblo, sacerdotes y religiosos, monseñor Reginaldo Toro pone la corona a las imágenes de la Virgen y el Niño. (Leer nota completa).

Realiza la Primera Visita al Santo Padre.

El primer Obispo que realiza una visita AdLimina en la diócesis de Córdoba. Los barcos existían, y las posibilidades estaban pero faltaba la audacia de viajar a Roma para la Visita protocolar al Santo Padre. Monseñor Reginaldo en diciembre de 1891 parte con destino a Bs. As. (en tren) primera etapa de su viaje con destino a Roma para realizar la 1° Visita ad Limina Apostolorum de la diócesis, acompañado por su Secretario Pbro. Rosendo de la Lastra y Dr. Jorge Poulson. Le presenta a Su Santidad León XIII un detallado informe pastoral de la diócesis con fecha de Febrero de 1892.

Coloca la piedra fundamental del Edificio Buen Pastor.

En mayo de 1897 bendijo y colocó la primera piedra del edificio que se construiría sobre la Avenida Argentina (actual Hipólito Irigoyen). Por gestiones que realizó ante el gobierno provincial, el 10 de junio de 1896, se le otorga, por ley provincial los terrenos 46 y 47 de Nueva Córdoba para construir la Cárcel de Mujeres del Buen Pastor, hoy actual Paseo del Buen Pastor. Coloca piedra fundamental del Templo de las Concepcionistas. En setiembre de 1897 colocó la primera piedra del templo de las Concepcionistas Argentinas en Bajo Galán. Bendición de Capilla de las Hnas. Mercedarias del Niño Jesús. El 16 de octubre de
1898 bendijo la capilla de las Hnas. Terciarias Mercedarias del Niño Jesús (Alta
Córdoba), previo traslado de la imagen de la Virgen de la Merced desde el centro de la
ciudad.

Reforma los Conventos.

Fue necesario reorganizar y fortalecer los conventos de
Argentina: Córdoba, La Rioja, Santiago del Estero, Bs. As, Santa Fe, San Juan, Mendoza,
Tucumán y San Luis. Olegario Correa, dominico y Prior de Córdoba, había comenzado
hacía unos años un plan de restauración de esta vida religiosa y prepara a Fray
Reginaldo para continuarla. La importancia fundamental de la vida de oración, la vida
común o comunitaria, los votos religiosos, la formación y la misión fueron los ejes de la
reforma.

Asilo y Taller de la Sagrada Familia.

Presidió el acto de toma de posesión el 6 de noviembre de 1898 donde queda instalado el Taller y Asilo de la Sagrada Familia por las Hnas. Terciarias Franciscanas de la Caridad, tras aprobar las gestiones realizadas por Fray Zenón Bustos. Piedra fundamental de la Iglesia de la Sagrada Familia. (Calle Humberto Iº) En setiembre de 1899 colocó la piedra fundamental de la iglesia de la Sagrada Familia de las Hnas. Terciarias Franciscanas de la Caridad (calle Humberto I°).

Estableció nuevas parroquias.

San Francisco de Asís (Dto. Gral. Roca), San Bartolomé (Morteros), San Francisco de Asís (San Francisco), Nuestra Sra. De la Merced (La Carlota), De la Asunción (Marcos Juárez), Nuestra Señora del Rosario (Cruz Alta), Nuestra Señora de Monserrat (Colonia Caroya), Jesús Redentor (Labulaye), Nuestra Señora de la Merced (Arroyito), Nuestra Señora de la Consola (Sampacho), La Anunciación (Canals). También acompañó la restauración de los Templos de la Rioja, la Iglesia Matriz de los Mercedarios y de Chilecito destruidos por el terremoto de 1894. (Ver infografía).

Creación del Círculo de Obreros Católicos.

Respondió a la necesidad de agrupar y proteger el trabajo de los más pobres, defendiendo sus derechos y su dignidad. Institución que aún sigue trabajando en la actualidad.
Reorganizó el Cabildo Eclesiástico. El 13 de abril de 1898 organizó el Cabildo
Eclesiástico designando entre otros al Cura Brochero (párroco José Gabriel del Rosario
Brochero) como 1º Subdiácono.