«Paño de lágrimas» en tierra fronteriza Gobernador Virasoro

0
1235

Gobernador Ingeniero Valentín Virasoro ubicado en provincia de Corrientes, Argentina, Departamento Santo Tomé sobre Ruta Nacional Nº 14 y a 323 km de la capital correntina, es uno de los destinos fronterizos elegidos para la misión por las Hermanas Dominicas de San José.

Capital del “mate” Virasoro es sede del Establecimiento Las Marías, la principal productora nacional de yerba mate, y que no solo abastece al comercio local sin a los mercados de Chile, Unidos, España, Hungría, Italia, Siria, Líbano, Malasia, Hong Kong, Corea, Rusia y Paraguay. También es reconocida como Capital Nacional del Cebú y como Capital Provincial de la Forestoindustria.

Cuenta con un importante movimiento comercial y empresarial yerbateras, forestales y ganaderas de la zona, lo que junto a la actividad cultural y educativa la ubican entre las ciudades de mayor desarrollo económico y poblacional de Corrientes, en la que muchos pobladores están de paso para el trabajo por temporadas, y otros para el trabajo de los resinados de pinos, plantación típica del lugar.

Impacta el contraste de una ciudad pujante con la dura realidad social por el flagelo de la droga en los niños y jóvenes, la prostitución, el analfabetismo, la trata de personas (por ser un lugar cercano a la frontera), el maltrato, la delincuencia y sobre todo la pobreza, la escasez de recursos, el hambre, escenario doloroso caminado y contenido por las Hermanas Dominicas y misioneros.

Abrazar la humanidad doliente

La Misión de Virasoro a cargo de la Madre Liliana Alfonso Superiora de la Congregación, se organiza con hermanas de Votos Perpertuos hermanas Carina Mabel (encargada de la misión), hermana Graciela Correa (Superiora de la Comunidad de Corrientes); y con hermanas en formación, este es el grupo de Formadoras, Junioras, Novicias y Postulantes que lo viven como una experiencia de formación.

En el año 2015 surgió la propuesta de realizar una Misión Congregacional en Virasoro ante la solicitud de Monseñor Hugo Santiago (Obispo de la Diócesis de Santo Tomé), a fin de llevar a aquel lugar la presencia religiosa, salir a los lugares más vulnerables, a anunciar a Jesús y vivir profundamente nuestro carisma de “abrazar la humanidad doliente” compromiso heredado de nuestro padre Reginaldo Toro”, comenta la hermana Jessica Maturana del Corazón de Jesús quien participó como Juniora.

Las hermanas a cargo de la en un primer momento realizaron un viaje para conocer el pueblo a misionar y se priorizaron dos barrios: Narciso y San Antonio» afirma la hermana Jessica. Como dignas hijas de su padre fundador Reginaldo Toro, y fieles “predicadoras” de la Orden Dominicana la misión es parte de este itinerario, sin embargo no deja de sorprenderles el dolor y el sufrimiento de la gente “el sufrimiento que encontramos en aquellas personas fue impresionante, muchos viven en el basural” expresa la hermana Jéssica.

La tarea de las hermanas en la misión consiste en ser presencia, en abrir el corazón a la gente, contener, acompañar, escuchar y animar “Es fuerte la religiosidad popular, la confianza con que se acercan a nosotras, el deseo de que aliviemos su dolor. Nuestro Padre Reginaldo nos invita a ser “paño de lágrimas” y a “preparar” especialmente a la mujer, a los niños y jóvenes que se encuentran tan desprotegidos y vulnerables en esta región” afirma la hermana Jessica.

En equipo!

Desde hace muchos años las hermanas misionan en distintos lugares de Argentina, junto a los hermanos Frailes Dominicos en Lavalle (Corrientes), en Tucumán (Río Nío) y hace un tiempo con la Familia Dominicana (laicos, hermanas y frailes) en Neuquén. (ver https://www.youtube.com/watch?v=8aggZlSRPYw )

En Virasoro comenzaron a trabajar junto a los sacerdotes y seminaristas del Seminario “San José” de Santo Tomé, programando las visitas y actividades que se realizarían en torno al tiempo de misión. Esto requirió preparar el lema de la misión, el material, y realizar campañas de alimentos y útiles escolares para llevar.

La misión comenzó en enero de 2016, el padre Jorge Espíndola (párroco de Virasoro) se encarga de la organización y alojamiento de los misioneros. Los diversos grupos y movimientos parroquiales prepararon los almuerzos y cenas, los misioneros se alojan en una escuela y los seminaristas en otra.

Desde el 2 al 9 de enero de 2017 se llevó a cabo la misión de Virasoro– Corrientes bajo el lema «Con gestos de misericordia abracemos al hermano».

Y en el 2018 también con el lema “Tu Palabra nos hace hermanos”.

Para el 2019 a pedido del actual Obispo de Santo Tomé, Gustavo Montini, la misión continuará en aquella diócesis con el apoyo del párroco de Gobernador Virasoro, y seguirán dando pasos en el carisma del padre Reginaldo ser “paño de lágrimas”.